¡Vamos navegar a vela!




El contacto con el mar es la invitación perfecta a la alegría y a la libertad. Con Projeto Vamos!, embarcaremos en un agradable paseo a bordo del valiente velero por las aguas de la bahía de Guanabara y sus cercanías en Rio de Janeiro. Vamos a utilizar el viento como nuestro único combustible, un marco ecológico que nos pone en armonía con el ritmo de la naturaleza.




El velero se queda en Urca, y ahí es donde saliremos a navegar a vela. Volveremos al mismo punto de origen. Dependiendo del clima, el mar y el viento, y también del tiempo disponible (en invierno los días son más cortos), podremos ir desde las playas internas en la bahía, Botafogo, Flamengo, el puente Río-NiteroiEn los días con condiciones ideales, hay como salir de la bahía, rumbo a las islas Cagarras o por las playas de aguas abiertas en Río de Janeiro y Niteroi. 






Obelix es un velero oceánico, con 27 pies (8,3 metros), equipado para navegar en mar abierto  Calificado para hasta siete pasajeros, tiene alojamiento para un máximo de 6 adultos, además de mesa de navegación y cocina. La batería se mantiene cargada por el panel solar. En la actualidad cuenta con siete velas: genoa, grande y dos spinnakers de crucero, genoa y vela grande (en  película) para regatas. Toda la navegación se hace con las velas, como en los viejos tiempos. 




El capitán Marcelo es aficionado por vela desde sus 14 años. A principios navegava Bibo (Atoll 23 piés) de su amigo y comandante Renato Motta, de la misma edad. Salían todas las semanas en el pequeño y poderoso barco, sin motor, cruzando las aguas de Río

En 2007, Marcelo compró su primer velero, Danne (Pomar 18 piés), y se fue a navegar solo y a vela (el motor que tenía el pequeño Danne siempre dio problemas). Desde entonces, hizo las pruebas y alcanzo las licencias de Arrais, Maestro y, finalmente, Capitán Amador. Ha estado tratando de mejorar su técnica, siempre estudiando y buscando aprendizaje de marinería y  navegación, y ha comandado veleros en regatas y cruceros en la región de Río de Janeiro y Angra dos Reis. 






La idea de navegar sin motor auxiliar significa libertad, interacción con la naturaleza y una mayor comprensión de sus elementos. También es una oportunidad imperdible de mirar nuestra ciudad desde un punto de vista alternativo.

Vela, así como un medio de transporte sostenible, es una excelente terapia para el estrés!


Durante el recorrido se ofrecerán refrescos (mate, jugos y agua) y bebidas calientes (mate, té, café), galletas y bocadillos. Tenemos la opción de parar en cualquier momento, excepto en zonas prohibidas, para un delicioso y refrescante baño. 








¡Vamos Navegar a vela!

No hay comentarios:

Publicar un comentario